Saltar al contenido

Cómo la moneda digital de China está liderando la carrera para desplazar al bitcoin y otras criptomonedas

  • A medida que los gobiernos se vuelven cada vez más cautelosos con las criptomonedas, las monedas digitales centralizadas se ven como una manera de racionalizar las actividades clave y preservar la confianza pública
  • El éxito de China con su yuan digital está empujando al resto del mundo a crear sus propias monedas digitales, poniendo a las criptomonedas bajo presión

Desde 2014, el gobierno chino ha liderado la carrera global para formar una moneda digital del banco central (CBDC) con la creación del yuan digital. Los bancos centrales de todo el mundo pronto comenzaron a ponerse al día y desarrollar sus propios proyectos detrás de esta tecnología digital.

Siete años después, el Banco de Pagos Internacionales (BPI) estima que el 86 por ciento de los bancos centrales de todo el mundo están investigando las monedas digitales. Alrededor del 60 por ciento de ellos están desarrollando su propia moneda digital, y el 14 por ciento ya ha comenzado a desplegar proyectos piloto.

Las criptomonedas comenzaron a ganar fuerza como una forma de rebelión contra las instituciones financieras, que muchas personas sintieron que ya no eran estables o confiables después de la crisis financiera de 2008. La criptomoneda original, bitcoin, tenía la intención de traer una manera más fácil y segura de realizar transacciones de dinero.

Los factores clave en juego hoy en el espacio de las criptomonedas son la gobernanza de estos activos, cómo se han utilizado y el impacto que están teniendo en la sociedad y el medio ambiente. Debido a los hacks, fraudes y mala gestión de las redes, algunos gobiernos tienen crecientes preocupaciones y están presionando para la creación de monedas digitales de los bancos centrales.

El Banco Popular de China ha decidido presentar su proyecto para reforzar la confianza de la gente en sus instituciones financieras y socavar el uso de bitcoin y otras criptomonedas. Beijing ha sido durante mucho tiempo un oponente de las criptomonedas, especialmente bitcoin, por muchas razones.

Una preocupación es el impacto negativo que la minería de criptomonedas tiene en el medio ambiente y cómo obstaculiza los objetivos establecidos por muchos países, incluida China, de alcanzar los picos de emisiones de carbono para 2030 y la neutralidad de carbono en 2060. Por lo tanto, muchos reguladores están solicitando un cambio.

China lanzó cuatro proyectos piloto el año pasado en diferentes ciudades para probar su moneda digital y ver cómo sería aceptada por la población. Hasta ahora, se han realizado transacciones por un valor aproximado de 300 millones de dólares y se ha considerado en gran medida un éxito.

Los logros de China están presionando al resto del mundo para que avance en sus propias monedas digitales. Beijing tiene como objetivo llegar al mayor número posible de personas a través de sus bancos comerciales para probar aún más el producto y hacer que el yuan digital sea oficialmente comercializable para 2022, a tiempo para los Juegos Olímpicos de Invierno de Beijing.

El objetivo es ser la primera moneda digital negociada internacionalmente, convirtiendo así al renminbi en la nueva moneda global y otra moneda de elección para el comercio internacional.

A %d blogueros les gusta esto: