Saltar al contenido

António Guterres sobre Crisis Climática: «Nos acercamos a un punto sin retorno».

Antes de reunirse con los líderes de las principales potencias económicas del mundo en la cumbre del G7 en el Reino Unido, António Guterres expresó su preocupación de que, a pesar de sus promesas de una recuperación verde, las naciones más ricas han invertido miles de millones de dólares en combustibles fósiles en lugar de energía limpia desde el pandemia.

Varios políticos, como el primer ministro británico Boris Johnson y la canciller alemana Angela Merkel, han enfatizado la importancia del problema climático al salir a la nueva normalidad después del Covid, con ciudades de todo el mundo dando la bienvenida a bicicletas y peatones a las calles que alguna vez estuvieron dominadas por vehículos. Sin embargo, aunque los países del G7 han decidido detener la financiación extranjera del carbón, las naciones más ricas del mundo están invirtiendo miles de millones de dólares en el desarrollo de gas, otro combustible fósil, a un ritmo cuatro veces mayor con el financiamiento que respalda los proyectos eólicos o solares. Con la reapertura de las economías, es probable que las emisiones del calentamiento global aumente y llegue hacer el más grande de la historia.

Guterres dijo que apreciaba la promesa del G7 ya que «muchas naciones todavía son adictas al carbón», pero que se necesita hacer mucho más en lo que denominó un «año decisivo», que culminará en negociaciones clave de la ONU sobre el clima en Escocia para noviembre.

El primer objetivo del secretario general de la ONU en la conferencia del G7 será instar a los líderes sobre el delicado tema de la financiación climática. Las naciones ricas se comprometieron a dar $ 100 mil millones por año a las naciones más pobres como parte del histórico acuerdo climático de París en 2015 para ayudarlas a adaptarse a las catastróficas inundaciones, sequías, olas de calor y otros efectos de la catástrofe climática. Sin embargo, este dinero nunca se ha pagado en su totalidad, y Guterres ha declarado que lidiar con la catástrofe climática será «imposible» sin el apoyo de las naciones más pobres. Afirmó que el G7 tendrá que dar los fondos para «reconstruir la confianza» con los países más pobres.

Guterres expresó su confianza en que Joe Biden podrá unir a otras naciones para que cumplan sus promesas de ayuda climática mientras Estados Unidos continúa integrándose en la diplomacia climática internacional luego de la administración de Donald Trump. Saleemul Huq, director del Centro Internacional de Bangladesh, afirmó que Estados Unidos tiene mucho que ver con «ponerse al día». «Biden no tiene un pase libre ya que el daño ha sido creado por Estados Unidos.

Los científicos han advertido recientemente que, aunque sea brevemente, el planeta podría romper el límite promedio del Acuerdo de París de 1.5 C durante los próximos cinco años. Sin embargo, Guterres dijo que «no solo es posible, sino también obligatorio», tratar de evitar el calentamiento global por encima de este umbral, que se proyecta tendrá efectos severos sobre el clima. «Todavía tenemos tiempo, pero estamos a la vuelta de la esquina», comentó.

A %d blogueros les gusta esto: