Saltar al contenido

LA PROHIBICIÓN DEL PAN CON LEVADURA EN PASCUA ACABA DE DERRIBAR AL GOBIERNO ISRAELÍ

El partido de la coalición en el poder se tambalea después de que un miembro del propio partido de Bennett se marchara tras una disputa sobre el kashrut de Pascua en los hospitales israelíes. Un rabino citó un antiguo texto esotérico que describía precisamente esta situación como un presagio del Mesías.

LEVADURA EN LOS HOSPITALES
La coalición del primer ministro Naftali Bennett perdió su estrecha mayoría cuando Idit Silman, líder de la coalición y miembro de la Knesset por el partido Yamina de Bennett, anunció que se unirá a la oposición por sus objeciones a una instrucción del Ministerio de Sanidad para que los hospitales no apliquen las restricciones de kashrut durante la próxima fiesta de Pésaj.

Las dificultades comenzaron cuando Nitzan Horowitz, el ministro de Sanidad en funciones, emitió una carta a los hospitales de Israel en la que les ordenaba que permitieran a los pacientes y visitantes llevar chametz (alimentos con levadura) a los hospitales durante los ocho días de Pésaj. Su carta llegó después de que en 2020 el Tribunal Superior dictaminara que los hospitales no pueden prohibir a los pacientes, visitantes y otras personas entrar con productos alimenticios que no sean kosher para la Pascua durante la festividad.

Horowitz, que es abiertamente gay, pertenece al partido de extrema izquierda Meretz y ha sido acusado de oponerse a la observancia judía ortodoxa. Ha iniciado una legislación que cuestiona la supervisión rabínica de los matrimonios, al tiempo que pide que se celebren matrimonios entre personas del mismo sexo.

Silman expresó su enfado por la carta que permitiría a los hospitales israelíes violar la festividad de la Pascua, diciendo que le preocupaba que Israel estuviera perdiendo su carácter judío.

«Cuando un ministro del gobierno dice que se debe permitir el chametz [en los hospitales], está faltando al respeto al 70 por ciento del público», dijo Idit Silman durante un debate de la Comisión de Trabajo, Bienestar y Salud de la Knesset.

La ley de la Torá prohíbe comer alimentos con levadura durante la Pascua y prohíbe que haya productos con levadura en cualquier local de propiedad judía. El castigo es el karet (ser apartado del pueblo judío).

«La gente durante el Holocausto ayunaba en Pascua en lugar de comer hametz, y un ministro del gobierno del Estado de Israel, lamentablemente, pretende introducir el hametz», dijo Silman. «Esto es un desprecio para los miembros de la coalición».

EL PRIMER MINISTRO BENNETT APOYÓ A HOROWITZ EN EL ASUNTO
«La forma correcta de abordar esto no es a través de la legislación», dijo Bennett. «No hay que obligar a la gente a hacer cosas, sino animarla a mostrar consideración. No es necesario que abramos las bolsas de la gente para comprobar que no hay chametz dentro. Y las personas que no son observantes de la mitzvá deberían, por su propia voluntad, ser consideradas y no llevar chametz a las zonas públicas.»

LA COALICIÓN PIERDE LA MAYORÍA
Sin Silman en la coalición, el gobierno perderá su mayoría en la Knesset, pasando de 61 a 60 escaños, lo que podría permitir a la oposición vetar cualquier proyecto de ley de la coalición. Tras la salida de Silman de la coalición, se espera que Bennett, que fue elegido con una candidatura de derechas, tenga que apoyarse más en los partidos árabes y de extrema izquierda. Para que Silman pueda derrocar al gobierno, debe unirse a otros dos miembros de la coalición para formar un nuevo partido. Hasta ahora, sólo se le ha unido uno -otro miembro del propio partido de Bennett, Yamina-, Amichai Shikli, que se había negado a respaldar la coalición desde su creación.

UNA SEÑAL DEL MESÍAS
«El Tikkunei Zohar (un texto cabalístico) afirma que cuando el Erev Rav (multitud mixta) se hace cargo del gobierno en la Tierra de Israel, es una señal segura de que el Moshiach (Mesías) es inminente», dijo el rabino Brody.

En las últimas semanas, Silman ha adoptado una postura dura en cuestiones religiosas. Hace dos semanas, criticó un acuerdo de compromiso alcanzado entre el gobierno y los líderes de un movimiento «igualitario» que desafiaría el statu quo del Muro Occidental como lugar de culto judío ortodoxo.

El «Gobierno de unidad» de Bennett también ha sido cuestionado en otras cuestiones. Bennett y el ministro de Defensa Gantz anunciaron que planeaban visitar la India por separado, lo que suscitó acusaciones de que cada uno intentaba eclipsar al otro. La semana pasada, ambos cancelaron sus planes. También han aumentado las tensiones sobre la construcción de asentamientos judíos en el Negev, con fuertes objeciones de la izquierda.

A %d blogueros les gusta esto: