Saltar al contenido

Biden: «Necesitamos más dinero para planificar la segunda pandemia”

VIDEO

El presidente Joe Biden dijo que su administración necesita más fondos no sólo para las vacunas contra el COVID-19, sino para planificar otra pandemia.

«Necesitamos más dinero», dijo Biden a los periodistas el martes por la tarde. «No sólo necesitamos más dinero para las vacunas para los niños, eventualmente. Necesitamos más dinero para planificar la segunda pandemia. Va a haber otra pandemia». No dio más detalles.

«Tenemos que pensar en el futuro», dijo, y añadió que «por eso necesitamos el dinero».

Biden hacía estos comentarios mientras las vacunas COVID-19 se lanzaban para niños de tan sólo 6 meses después de que tanto la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) como los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) autorizaran las vacunas de Pfizer y Moderna.
Algunos municipios anunciaron durante el fin de semana que esas vacunas se administrarán a partir del martes. El lunes fue un día festivo federal.

Con el último despliegue de vacunas del martes, Biden dijo que hay «finalmente, algo de tranquilidad» y lo describió como un «paso monumental hacia adelante» en la respuesta de su administración al COVID-19.

El gobierno federal ya ha puesto al menos 10 millones de dosis de COVID-19 a disposición de los estados y de los proveedores de servicios de salud y confiará en los pediatras y otros proveedores de servicios de salud para distribuirlas, dijeron las autoridades. Las farmacias y otros proveedores de atención sanitaria también administrarán las vacunas.


Lo que muestran los datos


Los datos federales sugieren que desde octubre de 2021, sólo alrededor del 29 por ciento de los niños de 5 a 11 años se consideran totalmente vacunados después de que se autorizó la vacuna de Pfizer. Alrededor del 36 por ciento en ese grupo de edad ha recibido una dosis.

Mientras tanto, los estudios también han demostrado que los niños y especialmente los niños pequeños tienen tasas de mortalidad y hospitalización excepcionalmente bajas en comparación con otros grupos. En general, los ancianos y las personas con sistemas inmunitarios comprometidos son los que corren más riesgo de contraer la COVID-19.

Algunas encuestas dirigidas a los padres de niños pequeños muestran que la gran mayoría de ellos no quieren que sus hijos reciban las vacunas, a pesar de que algunos medios de comunicación y funcionarios sanitarios afirman que los padres están «esperando ansiosamente» el lanzamiento. En mayo, una encuesta de la Fundación de la Familia Kaiser mostró que sólo el 18% de los padres estadounidenses con niños muy pequeños tenían previsto vacunarlos.

Entre los estados, Florida es el único que no ha hecho ningún pedido de vacunas COVID-19 para niños menores de 5 años, según la portavoz del gobernador Ron DeSantis, Christina Pushaw. El 20 de junio, DeSantis redobló la apuesta y dijo a una multitud que su oficina está recomendando no «vacunar a los bebés».

«No vamos a tener ningún programa en el que estemos tratando de inyectar a los bebés de 6 meses con ARNm. Esa es la realidad», dijo el gobernador republicano. «Nuestro Departamento de Salud lo ha estudiado. No se ha demostrado que sea beneficioso pinchar a un bebé con ARNm, así que por eso nuestra recomendación es contraria», añadió.

A %d blogueros les gusta esto: