EN MEDIO DE LA GUERRA CON UCRANIA, LOS RUSOS SE REÚNEN PARA QUEMAR LA 'TORRE DE BABEL'

15/03/2022

Mientras la Guerra Rusia-Ucrania entra en su cuarta semana, el festival folclórico Maslenitsa Pancake en Nikola-Lenivets, en la región rusa de Kaluga, culminó la semana pasada con una gran hoguera que inmoló la Torre de Babel.

La efigie, diseñada por Yekaterina Polyakova, era significativamente menos majestuosa que su contraparte bíblica, hecha de tarimas de madera y paja, con una altura máxima de 23 metros.

“Queremos que sea un evento que reúna a la gente y les ayude a superar lo que está pasando en el mundo”, dijo a los medios Ivan Polissky, administrador del parque. “Tenemos que ajustar el programa, no hay lugar para la diversión frívola. Este año, el Día del Panqueque no es un día festivo, ni un carnaval alegre, sino una declaración artística”.

“Sucedió que la misma Torre de Babel nunca se completó debido a la discordia entre personas y naciones enteras”, dijo Polyakova. “El actual… sirve como un símbolo moderno de tal desunión”.

La joven arquitecta, cuyo diseño fue elegido en un largo proceso, parece haber entendido mal la historia bíblica que eligió como pieza central de la fiesta religiosa. El pecado de los constructores no fue, como ella dijo, “desunión” sino, más bien, unidad en un esfuerzo por desafiar y desalojar el gobierno del cielo.

Yaakov Hayman , el presidente de los Movimientos del Templo, explicó que al igual que la Torre de Babel original, la efigie en Rusia fue una acción aceptable con una intención inaceptable.

“Dios quiere que nos unamos y la arquitectura es parte de eso”, dijo Hayman, quien es gerente de proyectos de construcción de profesión. “La forma más alta de esto fue (y será) el Templo en Jerusalén como una 'casa de oración para todas las naciones'. No adoramos el edificio. Es un contenedor de lo que hacemos allí”.

“Las Naciones Unidas son una repetición de la Torre de Babel y esta desunión contra Dios se personifica y se enfoca en cómo tratan al Monte del Templo”, dijo Hayman. “La cura para la desunión global es el Templo de Jerusalén. No hay otra cura ni atajos”.

La tradición de quemar grandes objetos de arte se inició en 2001. La tradición es parte de Maslenitsa, también llamada Shrovetide, la festividad eslava más antigua que se conserva celebrada durante la última semana antes de la Gran Cuaresma, es decir, la octava semana antes de la Pascua ortodoxa oriental. El festival ha conservado una serie de elementos de la mitología eslava en su ritual. Las celebraciones incluyen la cocción de panqueques tradicionales, paseos en trineo, combates entre grupos de hombres y, finalmente, la quema de una efigie de Lady Maslenitsa.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a EN MEDIO DE LA GUERRA CON UCRANIA, LOS RUSOS SE REÚNEN PARA QUEMAR LA 'TORRE DE BABEL' puedes visitar la categoría Antes del Fin.

Más de tu Interés

Subir