Por qué los cristianos deberían preocuparse por la Corte Suprema de Israel

Desde que me mudé a Israel hace once años, nunca he visto a nuestro gobierno sometido al nivel de histeria que actualmente se dirige contra la nueva coalición del primer ministro Benjamin Netanyahu. La oposición, cada vez más activista, advierte sombríamente sobre una posible guerra civil, incluso cuando incita peligrosamente precisamente a eso, todo en nombre de “defender la democracia”.

El tumulto ha sido provocado por el objetivo de reforma judicial del nuevo gobierno, un tema legal complejo del que la mayoría de los estadounidenses proisraelíes saben poco. Sin embargo, es imperativo que los cristianos y judíos que aman a Israel presten atención. Si bien hay argumentos legales para ambos lados del problema, la primera pregunta que deben hacerse los sionistas cristianos y los judíos sionistas religiosos es: “¿Qué tiene que decir la Biblia?”

Hay tres razones bíblicas para apoyar el impulso de Netanyahu por la reforma judicial y defender al gobierno de Israel.

1) “Orad por la paz de Jerusalén” (Salmo 122)

Solo hay una ciudad en la tierra que la Biblia exige que nos interese. “Orad por la paz de Jerusalén”, dice el salmista. La Torá cuenta la historia de la profunda conexión entre la Tierra de Israel y el Pueblo de Israel, y nuestra generación es la primera desde la antigüedad en presenciar el milagroso regreso de los judíos a su patria ancestral. 

Después de siglos de persecución y opresión contra los judíos, los cristianos de todo el mundo rechazan el antisemitismo y respaldan a Israel en reconocimiento de que todos debemos servir como “vigilantes en el muro de Jerusalén”. El mismo nombre de la ciudad que el rey David estableció por primera vez como la capital del pueblo judío hace 3000 años significa “ciudad de paz”. Esto nos enseña que cuando Jerusalén está en paz, todo el mundo se beneficiará, pero cuando Jerusalén es denunciada y menospreciada, como está sucediendo ahora por los medios histéricos y los gobiernos de izquierda de todo el mundo, sus aliados espirituales deben aumentar sus oraciones y apoyo. .

2) “Nombrad jueces y oficiales en las ciudades que Dios os ha dado” (Deut. 16)

El Estado Judío de Israel debe gobernar de acuerdo a las verdades eternas establecidas en la Torá. La Biblia establece un equilibrio de poder entre el rey, los sacerdotes y los profetas. El rey guiaba a la nación a la batalla, el sacerdote presidía el Templo y el profeta servía como conducto hacia Dios, controlando tanto a los reyes como a los sacerdotes según fuera necesario. La Torá también impuso límites al poder del rey y los sacerdotes para proteger el frágil sistema de gobierno de Israel y asegurar que el poder de cada rama no se expandiera a expensas de la otra.

La Corte Suprema de Israel está repleta de jueces no elegidos e irresponsables que son una reliquia de su pasado de extrema izquierda. El tribunal ya no representa al público israelí; es el último bastión del radicalismo progresista en un país cada vez más conservador que anula regularmente la voluntad democrática del pueblo. Este sistema injusto es antidemocrático y va en contra del sistema de controles y equilibrios de la Torá.

3) “ Sión será redimida con justicia” (Isaías 1)

Finalmente, los cristianos deberían preocuparse por la Corte Suprema de Israel porque es la batalla inicial del primer gobierno religioso mayoritario en la historia de Israel. Con solo 75 años, Israel fue gobernado inicialmente por israelíes seculares y, a menudo, antirreligiosos que buscaban distanciar a Israel de Dios y Su Torá. Ahora, por primera vez, la mayoría de la coalición de Netanyahu son judíos observantes de la Torá. 

El miembro de la Knesset Simcha Rothman, quien lidera el movimiento para reformar el poder judicial, es miembro del Partido Sionista Religioso que ve a Israel como el “primer florecimiento de nuestra redención” y equilibra su feroz compromiso con la democracia con su profundo aprecio por la Torá. Con las reformas judiciales que propone, Rothman y su partido esperan llevar a Israel un paso más cerca de la redención final. Cualquiera que crea que el Estado de Israel está cumpliendo el plan supremo de Dios debería apoyar a los legisladores israelíes que comparten esa perspectiva.

El pasado fin de semana, unos 100.000 israelíes se manifestaron en Tel Aviv contra Netanyahu y su plan para reformar el poder judicial. En respuesta, está haciendo circular una petición a los partidarios de Israel de todo el mundo que desean ofrecer oraciones y aliento al gobierno de Israel, con una meta de 1,000,000 de firmas para presentar al Primer Ministro Netanyahu. 

COMPÁRTELO!